Restaurar una bañeras
Restaurar una bañeras

Restaurar una bañera



En la bañera a restaurar el paso de los años se hace notar tanto por el color que se va desluciendo como por las marcas y golpes. Ni que hablar cuando se trata de una bañera antigua con patas, que por lo general se oxidan dando un aspecto muy desagradable.

Restaurar la bañera es una tarea que lleva tiempo y paciencia ya que se debe tener en cuenta que el objetivo buscado es dejarla con las mismas características que tenía antes que el tiempo la afectara.

El trabajo de restauración de una bañera, como de cualquier pieza, es laborioso pero no imposible de lograr.

Para ello, primero se identificarán los problemas que tiene la bañera, tomando en cuenta que tanto el agua como el jabón que diariamente recibe más allá de beneficiar el material del cual está hecha, lo va deteriorando y provocando manchas. Por ello, en principio se debe quitar toda esa suciedad teniendo en cuenta el material con el que se ha fabricado la bañera.

Los especialistas recomiendan, para remover las manchas, utilizar desinfectante limpiando con él toda la superficie. Una sustancia excelente para remover las manchas más suaves, que se encuentran tanto alrededor de la rejilla como del desagüe, es el bicarbonato de sodio que se disuelve en un poco de agua y se pasa con una esponja o un paño, procediendo luego a enjuagar bien para quitar todos los restos de bicarbonato.

Para retirar la capa de jabón que forma como una película en las paredes de la bañera, se puede utilizar un paño embebido en vinagre. Si el material es losa o cerámica el aceite de limón, es excelente Se colocará un en un paño y se esparcirá de forma suave y una vez toda la superficie limpie se pasará otro paño seco

Para la restauración de bañeras fabricadas en porcelana o mármol se mezcla media taza de vinagre, con una taza de amoníaco y un cuarto de taza de bicarbonato de sodio, a esto se le agrega medio litro de agua caliente, luego se frota con esta mezcla utilizando una esponja y posteriormente se enjuaga bien.

Si las manchas a remover son oscuras se colocará sobre un paño seco bicarbonato de sodio y con él se fregará con cuidado sobre cada mancha, luego se debe enjuagar bien.

Si con el bicarbonato las manchas aún persisten se pasará de forma suave un paño previamente embebido en peróxido de hidrógeno, después de seco enjuagar con agua frías y secar la superficie.

Si la bañera posee manchas de óxido se realiza una pasta con el jugo de medio limón al cual se le agrega sal, con esta pasta se friega sobre cada mancha y una vez que han desparecido se enjuaga muy bien la superficie tratada para evitar que el limón dañe el resto del material.

Una vez que se ha dejado la bañera libre de manchas y suciedad, si es necesario devolverle el brillo y color originales existen en el mercado kits que ya vienen con los materiales necesario tanto para esmaltar como para pulir la bañera, quedando así totalmente renovada.

Autora: Elisa

Foto Flickr Foto http://www.flickr.com/photos/8114555@N07/905881441/sizes/l/ : Autora: Garsby’s
Foto Stock Xchng http://www.sxc.hu/photo/312024 Autor Bubbels